Historia


Elexalde 


Las huellas de los primeros pobladores de Nabarniz nos remiten al Eneolítico, al año 2800 aC., tal y como se aprecia en los restos óseos hallados en la cueva de Ondaro en el barrio Ikazurieta. También los Celtas ocuparon estas tierras en el s. VI AC., construyendo sendas fortalezas defensivas en el monteIlunzar y en el castro de Marueleza, en el monte Arrola-Gastiburu, desde donde se podía vigilar toda la ría de Mundaka.

En este castro fueron descubiertas evidencias de una posterior ocupaciónn romana, tales como una figura de un dios romano, unas piedras con inscripciones y molinos de mano.

Desde el siglo V DC hasta el siglo X se carece de información acerca del poblamiento en Nabarniz. Ni a través de la arqueología ni por medio de textos escritos se ha podido constatar la presencia humana aquí.

A partir del siglo X se fueron configurando los barrios tal y como ahora los conocemos, cada uno en torno a su propia ermita: el barrio Ikazurieta con su ermita de San Cristobal, el barrio Uribarri en torno a la ermita de San Miguel, la ermita de San Gregorio en el barrio Merika, la de Santiago en el barrio Lekerika y finalmente el barrio Elexalde en torno a la iglesia de Santa María de Gorostiza. Ésta fue construida en el siglo XV sobre una primitiva iglesia llamada Gorritiz de Suso.

Durante siglos fueron estas ermitas de barriada el elemento cohesionador de sus habitantes, siendo punto de reunión y de toma de decisiones comunitarias. Sin embargo, el verdadero motor de la vida de Nabarniz era el caserío. Integrado por su propio huerto, árboles frutales y prados para el ganado, el caserío constituía en sí mismo una unidad económica capaz de dotar a la familia de casi todo lo necesario para subsistir.

Entre los siglos X y XX la historia siguió su rumbo sin grandes cambios, hasta que a partir de mediados del siglo pasado entró en una fase crítica. Por un lado, en el año 1964 Nabarniz fue anexionada a Gernika, al igual que ocurrió con otros pequeños municipios de la zona (Ajangiz, Arratzu...), y funcionó como barrio de ésta hasta que en el año 1987 recuperó su condición de municipio.

Por otro lado, siendo éste un pueblo que vivía de la agricultura, la ganadería y el aprovechamiento forestal, sufrió un paulatino despoblamiento como consecuencia del proceso de industrialización. Los habitantes más jóvenes emigraron a los núcleos urbanos más cercanos en busca de nuevas y mejores condiciones de vida.

Afortunadamente, en este nuevo milenio el proceso de abandono se ha detenido, Nabarniz se revitaliza, y somos testigos de una revalorización de la vida y del paisaje rural por parte de sus habitantes.